Fiestas Patronales Nª Sra. de la Asunción

Las fiestas de agosto, desde 1975

Fiestas de agosto

Desde el año 1975 las fiestas de Gárgoles de Abajo se celebran en agosto, en honor a la Virgen de la Asunción, el día 15. Suelen celebrarse durante el fin de semana más próximo a esta fecha, aprovechando que es en este mes cuando hay más gente en el pueblo. Las fiestas se organizan teniendo en cuenta este día, que es el principal. Los gargoleños veneran a la Virgen con una misa solemne, que en los últimos años ha estado amenizada por grupos de música como Ajedrea o Arrabal. A esta le sigue la procesión por las calles con la imagen de la Virgen y al finalizar, la comisión de fiestas invita a un vermú en El Parador en el que también se celebran diversos concursos. Además, también solía ser habitual contar en este día con otras actuaciones musicales durante la tarde, de música folk alcarreña o celta.

Las fiestas suelen comenzar el viernes por la tarde con el pregón. El alcalde y en los últimos años también una peña se encargan, desde el balcón del ayuntamiento, de dar la bienvenida a las fiestas. Es una de las citas más esperadas, sobre todo, por los jóvenes. Pues en su mayoría están integrados en peñas. Formar parte de ellas supone vivir las fiestas de una forma diferente. En estos casos, las fiestas empiezan antes, pues antes hay que limpiarla, poner la luz y colocar la bebida. Su peculiaridad, además de en los colores, reside en los locales. Las cuevas en las que normalmente se guarda el vino se convierten durante estos días en improvisados locales en el que los peñistas se reúnen para disfrutar de una forma diferente de estos días. Entre los más jóvenes, las peñas son solo un espacio donde reunirse y tomar un refresco, pero con el paso de los años, en ellas se hacen también comidas y cenas. Gárgoles de Abajo siempre se ha caracterizado por tener muchas peñas y sobre todo por abrir siempre las puertas a todos los que se acercan hasta ellas. Algunas superan ya con creces la mayoría de edad, mientras que otras apenas tienen unos años de vida. En este amplio listado hay que destacar a El Ceajo, El Colocón, El Picote, El Pelotazo, Las Joyons, La Confusión, El Subidón, El Garabato, Los Puñetas, Los Descerebraos y Los Volcanes, que siguen dando color a estos días. Pero tampoco hay que olvidar a otras muchas que en su momento fueron importantes y tuvieron mucho protagonismo como La Tinaja, Los Pecadores, Los Justos, La Cuba o CQC. Esta es otra forma de disfrutar las fiestas, diferente a la forma en la que lo hacían los jóvenes en los años 60, pues entonces no había peñas, pero sí se reunían los amigos e iban a las cuevas a beber vino.

Fiestas de agosto

La música y los toros son los elementos esenciales de estas fiestas. Al día siguiente del pregón, normalmente el sábado, siempre que el presupuesto lo permite, se celebra el encierro por las calles y al día siguiente se celebra la novillada en la plaza. Antiguamente, las reses solo se soltaban en la plaza y previamente, los vecinos bajaban a El Parador con la música a esperar la llegada del camión que traía los toros, y mientras lo esperaban bailaban y cantaban. Cuando llegaba, subían la calle arriba bailando delante del camión hasta la plaza. Pero enseguida empezaron a celebrarse los encierros por las calles y se dejó de bajar a El Parador. Algunos años se ha celebrado también un encierro por el campo.

Fiestas de agosto

Al día siguiente se celebra la tradicional comida del toro en El Parador. Años atrás era un grupo de vecinos el que se encargaba de preparar el guiso, e incluso se hacía con carne del animal, pero tras la enfermedad de las “Vacas Locas”, esta comida se ha sustituido por una paella o una caldereta elaborada por una empresa de catering, que se encarga de cocinarla allí mismo. Es un día de hermandad a la sombra de los chopos y junto al río, en el que se juegan diversos campeonatos de cartas que suelen prolongarse hasta la noche.

Otra de las señas de identidad de las fiestas son los disfraces. Suele ser el acto de fin de fiesta, previo a la entrega de los premios, en la que las peñas ponen en escena su imaginación y crean un gran espectáculo digno de admiración incluso por vecinos de otros pueblos. Y como no podía faltar tampoco la música, cita obligada durante las noches, y que en la del sábado suele prolongarse con la charanga hasta la llegada del día.

Fiestas de agosto

En este intenso programa de actividades no hay que olvidar los que se dirigen a los niños. Los títeres, cuentacuentos y los juegos tradicionales que durante los días previos o en esos mismos días copan su atención, sin olvidar tampoco el Día de la Bicicleta, para niños y para mayores, que cada año gana más adeptos.

Así son las fiestas de agosto de Gárgoles de Abajo, sencillas, pero intensas, en las que los vecinos se olvidan por unos días de los problemas.