Ermita de la Soledad

De planta cuadrada, y estilo sobrio, esta ermita fue construida en 1690, poco después que la iglesia parroquial. Al exterior destaca la portada, con doble arco de entrada, de medio punto, enmarcadas por dos pilastras que se rematan en pináculos piramidales. Se remata el conjunto con una hornacina para una imagen, hoy perdida. En lo alto de la portada, hay una inscripción que reza: A onra y grazia de Dios se izo esta obra ano 1690. Al interior, encontramos un espacio cuadrado, cubierto con bóveda encamonada de casetones. Destaca el suelo, que es de ladrillo de barro cocido y es el original, que se hizo en el tejar que había en el pueblo. Los suelos y la puerta principal fueron restaurados en el año 2010 por los vecinos del pueblo.

Lugares de Interés